Qué es la técnica Kunyaza y cómo se practica

Descubre la Kunyaza, una técnica africana para llevar a la mujer a un orgasmo intenso con squirt

¿Has oído hablar alguna vez de la técnica Kunzaya? Pues quédate que te va a encantar pues la kunyaza es una técnica cuyo objetivo es únicamente que la mujer alcance el orgasmo que destaca sobre todo por la cantidad de flujo que expulsa la mujer durante el acto.

Esta técnica se dió a conocer por medio del documental Sacred Water, ópera prima del director belga Olivier Jourdain, que se centra en la sexualidad en Ruanda.

Orígenes de la Kunyaza

En la lengua rundi, Kunyaza significa “orinar” o “eyaculación femenina“. Tal como explica el sexólogo africano Nsekuye Bizimana en su libro «Kunyaza», la mujer se presenta como protagonista absoluta en una relación sexual, centrándose por completo en la atención a su placer y más concretamente en el squirting (del que ya hemos hablado anteriormente).

Nacida en África Central, esta técnica milenaria se transmite de generación en generación a los hombres. Para ellos, ese líquido es casi sagrado, imprescindible en sus encuentros sexuales, es por eso que los padres explican a sus hijos cómo conseguir que “brote agua” de sus parejas.

La palabra kunyaza nace de una leyenda, la del rey Kamagere y su reina. En una de las salidas del rey, ella se sentía sola y buscó un compañero sexual entre la guardia real. El guardia, nervioso por las posibles represalias del rey fue incapaz de penetrarla y comenzó a frotar su pene contra los genitales de la reina. Esta quedó totalmente encantada con el guardia real.

¿En qué consiste la técnica de la Kunyaza?

La técnica Kunyaza consiste en provocar un orgasmo femenino intenso a través de los labios vaginales y el clítoris con el glande del pene, los dedos o un juguete sexual.

Lo más increíble es que la mujer es capaz de expulsar una gran cantidad de líquido (squirting) durante esta práctica, además que el orgasmo será más placentero.

Posiciones para la técnica Kunyaza

Las parejas africanas que realizan esta técnica suelen usar la posición denominada La Medusa donde el hombre está sentado y la mujer se sienta en su regazo, de frente a él.

Pero se ha encontrado que existen posiciones más modernas en donde la mujer se recuesta y el hombre se pone frente a ella de rodillas. Esta posición suele ser ideal ya que los dos pueden estar cómodos durante el sexo.

¿Cómo hacer el Kunyaza?

Este método se divide en dos partes: la estimulación exterior y la penetración. 

1. La estimulación exterior:

Para iniciar la técnica Kunyaza debemos crear una tensión sexual lo suficientemente intensa como para que ambos estén completamente excitados, pero no tanto como para la penetración.

Con las piernas de su pareja abiertas, el hombre debe tomar su pene y comenzar a masajear con el los labios mayores y menores con el glande (la cabeza del pene), recorriendo de arriba abajo. El movimiento más intenso dependerá de la excitación de su pareja y conforme ésta aumente, hacer más movimientos de un lado hacia otro (en zig zag), o en círculos,  rozando el clítoris, su capuchón y el orificio vaginal. Evitando en todo momento la penetración. Los besos y las caricias ayudan a aumentar la excitación de manera simultánea. Se puede alternar la estimulación con los dedos o con un juguete sexual.

El éxito o fracaso de la técnica Kunyaza depende completamente de la excitación previa y por lo tanto, de una lubricación abundante. Utiliza algún lubricante de base agua si es necesario para mantener el glande y la vulva lo más húmedos posible y así evitar la fricción y el dolor. El objetivo es provocar una estimulación intensa en toda la zona antes de la penetración, que sería el paso siguiente.

2. La penetración:

Una vez que el placer está a tope, el siguiente paso es la penetración, pero el Kunyaza exige una técnica especial: conduciéndolo con una mano, el pene debe introducirse en la vagina parcialmente para estimular las paredes vaginales y los labios interiores de forma simultánea. 

El hombre debe guiar su pene en círculos que delimiten la vagina, rozando con cada pared cada vez más rápido pero con delicadeza. Es posible penetrar profundamente de vez en cuando sin caer en el movimiento rutinario de meter y sacar; mientras el ritmo varía según la respuesta sexual de su pareja. 

Si la estimulación se hace óptima y ambos logran una conexión sexual intensa, el orgasmo femenino llegará en cualquier momento acompañado de un squirt: entonces habrán logrado su primer Kunyaza juntos, un sendero lleno de placer e intimidad para recorrer una y otra vez. 

Te puede interesar

Los mejores lubricantes para cada ocasión

Los mejores lubricantes para cada ocasión

Como siempre os comentamos, los lubricantes no solo facilitan la penetración, sino que también hace que jugar, con o sin juguetes sexuales, sea mucho más agradable. Incluso si sientes que tu cuerpo no lo necesita, es posible que te estés perdiendo un montón de placer...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Tienes dudas? Te ayudamos a elegir
Hola 👋
¿Necesitas más información?
👉 Te ayudamos a elegir.