Me gusta el BDSM: Cómo disfrutarlo de forma segura

El BDSM es un término que incluye cualquier comportamiento sexual no convencional. El dolor, la restricción física y la servidumbre son prácticas que se llevan a cabo con el consentimiento de las personas involucradas para la satisfacción y el placer mutuos. 

Azotar, atar, rascar, flagelar… lo que sea que te apetezca probar está permitido. Para ello, existen numerosos juguetes sexuales específicos para prácticas BDSM que puedes utilizar para experimentar nuevas sensaciones durante tus relaciones sexuales. ¿Te gusta el BDSM? Saca tu lado perverso con nuestra guía de BDSM y bondage. 😉

¿Qué es BDSM?

El BDSM es un práctica sexual que engloba tres áreas principales o seis ‘actos’ diferentes: 

  • Esclavitud y disciplina.
  • Dominación y sumisión.
  • Sadismo y masoquismo, que, si bien son preferencias separadas, a menudo también se denomina sadomasoquismo. 

Esclavitud 

Muchas personas, sin saberlo, se entregan a un poco de esclavitud cuando usan juguetonamente esas esposas peludas que sus amigos les han comprado en broma.

Una de las razones por las que el bondage se encuentra entre las más populares de todas las actividades BDSM, es porque le proporciona a tu pareja esa sensación de impotencia y a ti la sensación de ser un maestro, y viceversa. Saber que puedes hacer lo que quieras con tu pareja (¡dentro de lo razonable!) para tu placer o para el de ella, controlando todos y cada uno de los temblores orgásmicos, es extremadamente satisfactorio. 

Otras personas simplemente les encanta la sensación de estar atadas, la sensación de constricción y retorcerse contra las limitaciones en un encuentro sexual. El bondage es excelente para enseñarte a recostarte y disfrutar de lo que hace tu pareja sin tener que preocuparte por nada. Después de todo, si eres el que está atado, ¡no tienes más remedio que recostarte y disfrutar de la experiencia! 

Disciplina 

Si alguna vez has disfrutado de la sensación de una fuerte palmada en el trasero o estás ansioso por cumplir tus fantasías de maestro de escuela, es probable que te guste un poco de disciplina. 

Esencialmente, el acto de disciplina ocurre cuando el sumiso o ‘pasivo’ en la relación requiere atención para rectificar un comportamiento que podría considerarse que está rompiendo unas reglas preestablecidas. Estas reglas se establecen antes de que ocurra cualquier actividad y son acordadas por ambos participantes. Las reglas pueden ser tan ligeras como “lavarse antes de que ocurra cualquier travesura” o tan estrictas como “no tendrás orgasmos”, por ejemplo.

Si eres nuevo en BDSM, es posible que quieras probar un juego de roles en el que le das a tu enfermera traviesa algunos azotes disciplinarios con una pala azotadora del amor de Fetish Fantasy, cada vez que accidentalmente deja caer el ‘equipo médico’ al suelo. Si deseas involucrarte más con la disciplina, tus castigos pueden explorar tanto lo físico (como azotes) como lo psicológico (humillación o flagelación verbal). 

Dominación 

La dominación es una serie de comportamientos, costumbres y rituales que permiten el ejercicio del control y poder sobre los demás. Puede que ni siquiera te des cuenta, pero en la mayoría de las relaciones habrá una pareja ‘dominante’ y una pareja ‘sumisa’; depende de ti hasta cuánto elijas explorar estos roles. 

A muchas personas les gusta ejercitar su lado dominante en el dormitorio, usando la disciplina y la esclavitud para controlar a su pareja. A muchos otros les gusta ejercer su dominio en la vida cotidiana y formar una relación que se basa en gran medida en estos roles. 

Si disfrutas de la sensación de control sexual, también puedes disfrutar expresando tu dominio de otras formas, como hacer que la persona sumisa realice ciertas tareas y actividades en la casa o exigirle que use un collar o una etiqueta con su nombre. También puedes intentar dominar a tu pareja controlando sus orgasmos, utilizando la técnica de parada y arranque hasta que decidas que puede llegar al clímax. 

Sumisión 

La dominación y la sumisión van de la mano. Se requerirá que la pareja sumisa actúe como pide el dominante, o se arriesgará a ser disciplinado de la forma que considere conveniente. 

Las personas sumisas pueden disfrutar de que les quiten el control durante las relaciones sexuales mediante el uso de una mordaza, que les impedirá hablar o mediante el uso de ataduras de muñecas y tobillos, para evitar que se toquen a sí mismas o a la pareja dominante. Este tipo de intercambio de poder puede ser muy satisfactorio desde el punto de vista sexual y gratificante emocionalmente. ¿Te animas a probarlo?

Muchas personas extienden esta sumisión para convertirse en parte de su estilo de vida, permitiendo que su pareja dominante sea la llave de su cinturón de castidad o asuma el papel de siervo o esclavo en la casa. 

Sadismo 

El sadismo a menudo se considera una palabra ‘sucia’ debido a sus connotaciones con criminales y personajes moralmente corruptos en la televisión y el cine (piensa en Hanibal Lecter de El silencio de los corderos). Sin embargo, el sadismo y el masoquismo están siendo reclamados por la comunidad BDSM y han demostrado ser algo bueno, en lugar de malo. 

Si eres un sádico, disfrutas causando dolor mediante el castigo físico o la humillación. Esto siempre debe ser consensuado con el entendimiento de que proporcionará algún tipo de placer sexual a una o ambas partes. 

A muchos sádicos les gusta usar látigos, azotadores o paletas en su pareja, mientras que a otros les gusta llevar las cosas un poco más lejos usando ataduras

Lo sexual a menudo proviene de la sensación de realizar estos actos y del poder que se adquiere al realizarlos, así como del aspecto del cuerpo cuando se sonroja al recibir algún golpe. 

En cualquier relación sana, la persona sadista vigila que solo se realizan las prácticas a cordadas y garantiza la seguridad de la sumisa en todo momento.

Masoquismo 

El masoquismo es disfrutar sexualmente del dolor y la humillación. Es por eso que el masoquismo es esencialmente lo opuesto al sadismo. Los masoquistas disfrutan del dolor que se infligen ellos mismos o un compañero dominante/sádico, lo que a menudo conduce a la gratificación sexual o incluso al orgasmo. 

Muchos masoquistas disfrutan experimentando dolor, ya que libera una gran cantidad de endorfinas, creando una sensación de bienestar o un “subidón natural”. También se informa que los masoquistas se sentirán bastante catárticos después de una sesión de azotes o humillaciones, dejándolos relajados y purgados del estrés. 

El placer sexual a menudo se obtiene al torturar o hacer sufrir a los genitales, ya que las sensaciones son únicas e intensas. Una buena forma de explorar tu lado masoquista es invertir en algunas abrazaderas y pesas que puedas usar solo o con un compañero. ¡El efecto de pellizco puede ser increíblemente erótico y el tirón de las pesas proporcionará una quemadura sensual que no puedes lograr con nada más! 

La seguridad en BDSM es lo primero 

Lo más importante para recordar es que en cualquier actividad BDSM todo debe ser seguro, sano y consensuado. Sigue estos consejos para asegurarte de aprovechar al máximo tu experiencia. 

  • Asegúrate de tener una palabra de seguridad (por ejemplo rojo para parar) y una acción segura que puedas hacer en cualquier momento para detener la diversión y los juegos si son demasiado para ti.
  • Si tu pareja no está interesada, no fuerces el tema. El BDSM solo debe practicarse cuando ambos miembros de la pareja estén dispuestos y se sientan cómodos. 
  • Si hay más de una persona involucrada, asegúrate de que todos estén al tanto de lo que va a suceder. ¡Las situaciones grupales pueden dar miedo cuando todos los demás parecen saber lo que están haciendo! 
  • Discute las reglas y límites antes de que comience cualquier cosa. Estas pautas deben ser acordadas por todos los involucrados e incluso se pueden poner por escrito para aclarar las cosas. 
  • No uses analgésicos o alcohol durante el procedimiento, ya que pueden adormecer el dolor y hacerte más susceptible a las lesiones. 
  • Y sobre todo, ¡diviértete y cuídate! 

Te puede interesar

Cómo llegar al orgasmo en pareja

Cómo llegar al orgasmo en pareja

¿Quieres llegar al orgasmo al mismo tiempo que tu pareja? ¿Ansías llegar al éxtasis simultáneamente? Esto es lo que debes saber para lograr tener un orgasmo compartido. El famoso orgasmo simultáneo ¿es misión imposible? Si has llegado a este artículo es porque quieres...

Tipos de preservativos: Guía para principiantes

Tipos de preservativos: Guía para principiantes

Los condones o preservativos son fundas de látex que se colocan sobre el pene para brindar protección contra embarazos no deseados y ayudar a detener la transmisión de enfermedades de transmisión sexual (ETS). En la actualidad, con tantos colores, texturas y...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *