El origen de los juguetes eróticos

El sexo existe desde que existe la vida, pero su práctica ha evolucionado con el paso de los siglos:  jugar y experimentar es la base de muchas relaciones; las mentalidades se abren cada vez más a nuevos utensilios que alimenten la imaginación. 

El primer juguete sexual fue el vibrador

Egipcios, griegos o romanos ya utilizaban juguetes eróticos, pero fue en 1880 cuando nació el concepto moderno de lo que hoy conocemos como vibrador. El vibrador surgió en Gran Bretaña a principios del siglo XIX para tratar la histeria, una enfermedad considerada propia de las mujeres y que se creía era provocada por un deseo sexual reprimido. 

La estimulación femenina se inició en el servicio médico

Su tratamiento consistía en la estimulación de la zona íntima de las mujeres por parte del médico hasta que alcanzaban el paroxismo histérico, es decir el orgasmo. 

El principal inconveniente de este tratamiento es que debía hacerse de forma periódica y constante. En 1870 un médico británico cansado de masturbar manualmente a sus pacientes decidió crear el primer vibrador eléctrico mecánico con forma fálica. Este aparato se encargó de hacer todo el trabajo y pronto el invento salió de los consultorios y llegó hasta la cama de las mujeres para que éstas se encargaran de su propio bienestar sin tener que ir al médico. 

El vibrador llegó al mercado mucho antes que otros aparatos considerado hoy en día como esenciales. Por ejemplo, 9 años antes que la aspiradora y 10 años antes que la plancha eléctrica. A finales del siglo XIX los tratamientos con vibradores eran uno de los servicios más populares ofrecidos en los balnearios de lujo en Europa y Estados Unidos.

La compañía estadounidense Hamilton Beach lanzó en 1902 el primer vibrador eléctrico para venta comercial. Muchas compañías diseñaron sus propios modelos y las diversas versiones se anunciaban prominentemente como máquinas de masaje anti estrés en revistas y catálogos de costura y moda.

Aunque la mayoría de los vibradores estaban destinados a un público femenino también se diseñaron algunos para uso masculino incluyendo modelos en forma cinturón que se decía ayuda a estimular la circulación y vibradores internos para dar masajes y descargar la próstata.

El cambio de mentalidad

La imagen de reputación de los vibradores cambió completamente a mediados del siglo XX por 2 razones. La primera fue que en 1952, la asociación americana de psiquiatría declaró oficialmente que la histeria femenina no era una enfermedad legítima sino un mito anticuado. El segundo motivo fue que la popularidad del cine en general hizo que las películas pornográficas tuvieran más difusión y varios de ellos mostraban la crisis utilizando el vibrador como juguete sexual.

Los vibradores se vendían disfrazados de utensilios de terapia cuando salió a la luz que el tratamiento para la histeria femenina era básicamente una sesión de masturbación ya que la enfermedad no existía y el cine porno demostró los hechos en pantalla grande. La gente empezó a ver los vibradores como objetos de perversión. Esto causó que los vibradores desaparecieran de la revistas, catálogos y estantes de tiendas populares.

Los juguetes sexuales han recorrido un largo camino desde los días en que consoladores eran diseñados para parecerse mucho al pene de un hombre. Hoy en día, en cambio, los juguetes sexuales modernos son coloridos, elegantes y todo menos un tabú. Son de formas tan diferentes que puede ser difícil a veces controlarlos todos. Para eso estamos nosotras, para ayudarte a elegir el vibrador perfecto para ti.

¿TIENES DUDAS?

Te puede interesar

Qué se hace en un tuppersex

Qué se hace en un tuppersex

Cada vez que me contratan para hacer un tupersex en la zona de Vigo o Pontevedra al presentarme siempre me pregunto: qué esperan de mi estas chicas ¿la típica reunión para reírse, pasar vergüenza y escandalizarse o quizás querrían aprender, liberarse, contar sus...

Lencería especial para San Valentín

Lencería especial para San Valentín

Ay la lencería sexy... cómo nos gusta sentirnos sexis con la lencería erótica ¿verdad? El encaje, el satén suave, la lencería BDSM y esas aberturas que tanto despiertan nuestra libido... Este San Valentín, sorprende a tu pareja vistiendo o regalándole la lencería...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Tienes dudas? Te ayudamos a elegir
Hola 👋
¿Necesitas más información?
👉 Te ayudamos a elegir.