Compra online

Bondage

Compra juguetes BDSM

Déjate llevar por el morbo y el placer de los juegos BDSM con nuestros complementos y accesorios bondage. Encuentra los  juguetes de sadomasoquismo más demandados: esposas eróticas, látigos y fustas y todos los juguetes para bondage que necesitas para hacer realidad tus fantasías más profundas.

Mostrando 1–40 de 95 resultados

Guía de compra de artículos BDSM

El bondage o BDSM es un conjunto de prácticas sexuales y de siglas que designan distintas cosas:

  • La B de bongage,  abarca aquella serie de prácticas sexuales que tienen que ver con las restricciones: cuerdas, esposas, de ataduras.
  • La D de disciplina son aquellas fantasías sexuales que tiene que ver con el protocolo, el adiestramiento, las reglas y si hay alguien que domina también tiene que haber alguien sumiso.
  • Las últimas siglas nos hablan de las relaciones sadistas la S y masoquistas la M, es decir, esa relación sadomaso de la que muchos habéis oído hablar que consiste en el que alguien disfruta infligiendo dolor relativo y el otro miembro de la pareja también disfruta recibiéndolo. Por supuesto de forma relativa porque el dolor y el placer tienen límites que son muy estrechos. Cada persona debe decidir hasta qué punto hasta que momento o que practica puede, debe o quiere llegar.

¿Por qué? porque el BDSM no se refiere sólo a la parte física, la de infringir dolor como por ejemplo la de atar el cuerpo, sino que también puede ir más allá y las relaciones de poder y sumisión pueden trasladarse a todo tipo de prácticas incluso hay personas que lo viven en su día a día.

¿Qué valorar antes de utilizar artículos BDSM?

En nuestro catálogo de juguetes BDSM encontrarás diferentes tipos de productos y juegos bondage: plumas eróticas, ataduras y kits de iniciación BDSM, entre otros juguetes sexuales.

Antes de utilizar juguetes bondage que impliquen someter a tu pareja como las ataduras, es importante que lo hayáis consensuado previamente por ambas partes. De lo contrario, la relación no sería saludable. Por eso debe haber un acuerdo previo entre las dos personas que establezcan los límites a donde pueden o quieren llegar.

También, una cosa muy importante son las palabras clave, las palabras de seguridad para cuando estamos inmersos en una relación sexual poder pararla y dejarla en cualquier momento en el que nos sintamos cómodos o no queremos llegar un poco más allá. Tienen que ser palabras descontextualizadas como por ejemplo ROJO así la otra persona del otro miembro de la pareja sabrá que no queremos continuar con lo que estamos haciendo.

Seguramente también hayas oído hablar mucho sobre los amos o las dóminas y es que muchas veces cuando queremos introducirnos en este mundo del BDSM necesitamos entrenamiento porque muchas prácticas son peligrosas y es mejor no ir a lo loco. Puede que no sean seguras así que  recuerda que debe ser siempre una relación saludable.

El BDSM no tiene nada que ver con el maltrato si alguna vez te ves inmerso en algún tipo de práctica o alguna cosa que no te guste que te haga sufrir y que no se ha consentido por tu parte. Eso es maltrato y por lo tanto es denunciable.

Nuestra sexualidad es muy heterogénea y existen infinitas formas de disfrutar tan solo tienes que atreverte a probar aquellas que te gusten y por supuesto encontrar aquel que quiera recorrerlas contigo.

El BDSM puede ser absolutamente maravilloso siempre y cuando se practique con sentido común y con lo que se llama el mundo del Fetish el código SSC que significa sano, seguro y consensuado.