Compra online

Suelo pélvico

Lo mismo que comer sano y hacer deporte es bueno para la salud, el hecho de cuidar tu suelo pélvico lo es para tu vida sexual. Te invitamos a probar nuestras bolas chinas para fortalecer el suelo pélvico.

Mostrando todos los resultados 16

Guía de compra de productos para rehabilitación del suelo pélvico

Debemos cuidar el suelo pélvico tanto de manera preventiva, es decir, antes de que aparezcan los problemas, como cuando los síntomas aparecen, momento en el que tendremos que hacer es una terapia de rehabilitación del suelo pélvico.

Nosotros nos ocupamos de la prevención y podemos distinguir dos tipos de ejercitadores del suelo pélvico: las bolas chinas y los conos vaginales.

Bolas chinas

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas no son realmente un juguete erótico al uso sino un instrumento para trabajar la musculatura del suelo pélvico. Esto evidentemente puede tener beneficios a la hora de practicar el sexo, pero no es su objetivo principal.

Las bolas chinas son unas bolas de silicona de grado médico que tienen una bolita más pequeña en su interior que golpean contra las paredes de la bolita exterior causando vibraciones qué hacen que la musculatura de nuestro suelo pélvico se contraiga de forma involuntaria.

Es importante que diferenciemos entre fuerza y tono al hablar de la musculatura de nuestro suelo pélvico. La fuerza, es lo que trabajamos de forma voluntaria por ejemplo con los ejercicios de Kegel. El tono de la musculatura de nuestro suelo pélvico es esa tensión inconsciente que ejercemos mientras el músculo se encuentra relajado y qué hace que cumpla su función. Por eso, con las bolas chinas lo que hacemos es trabajar de forma involuntaria esa musculatura del suelo pélvico. No tenemos que hacer un esfuerzo consciente, sino que solamente colocamos la bolita y seguimos con nuestra vida normal.

¿En qué nos beneficia?

Ayuda a mejorar la tonicidad de nuestro suelo pélvico. Esto nos puede ayudar a mejorar la incontinencia urinaria, si es que sufrimos de ella, o también en el momento del parto, para hacerlo un poquito más rápido.

El uso de bolas chinas también nos ayuda a mejorar la irrigación sanguínea de toda esta zona y a mejorar la lubricación de la misma. Esto nos hace mejorar la sensibilidad de la zona y tener unos orgasmos más largos y más placenteros.

¿Quién puede usar las bolas chinas y beneficiarse de ellas?

Cualquier mujer adulta sana puede beneficiarse. Se recomienda usarlas sobre todo después del parto, para volver a tener una buena tonicidad de la musculatura del suelo pélvico. También, cuando tenemos problemas de incontinencia urinaria.

No se recomienda el uso de bolas chinas cuando tenemos una hipertonía o un tono excesivo de nuestro suelo pélvico, cuando tenemos una hipotonía o un tono muy bajo de suelo pélvico y en ambos casos tendremos que acudir a un profesional que nos ayude a recuperar el suelo pélvico de forma adecuada.  No se recomienda su uso tampoco en caso de prolapso.

¿Cómo usar las bolas chinas?

Lo primero que debes hacer es poner un poquito de lubricante de base agua e introduces la bolita hasta detrás del músculo pubococcigeo. Debes asegurarte de que el rabito quede por fuera de nuestro cuerpo, ya que nos ayudará a extraerla.

Una vez colocada debemos seguir haciendo vida normal mantenernos en movimiento siempre: ir a la compra, hacer la comida, dar un paseo etc. Este movimiento de nuestro cuerpo es lo que va a hacer que la bolita que está dentro de la bola china se mueva golpeando contra las paredes y cree así que esas vibraciones van a crear las contracciones involuntarias de nuestro suelo pélvico.

Si eres principiante, empieza con la bola menos pesada, unos 10 minutos las primeras semanas. Una vez que vayas mejorando el tono de tu suelo pélvico puedes pasar a las más pesadas y llegando hasta los 45 minutos, nunca más tiempo.

Una vez hayamos terminado de ejercitarnos lo único que tenemos que hacer es tirar del rabito de nuestras bolas chinas para sacarlas de nuestro cuerpo, lavarlas con jabón neutro y agua tibia, secarlas bien y guardarlas en su bolsita.

Lo más importante a la hora de ejercitar el suelo pélvico con las bolas chinas es que lo hagamos de forma regular. Podemos hacerlo unas tres veces por semana o más. Lo importante es no dejarlo, no hacerlo durante un tiempo y luego ya olvidarnos sino mantenerlo como una rutina dentro de nuestro diario.

De este modo mejorará tanto la salud de nuestro suelo pélvico y nuestros esfínteres, cómo nuestras relaciones sexuales.

Conos vaginales

¿Qué son los conos vaginales?

Tanto las bolas como los conos pueden utilizarse de manera preventiva como de manera terapéutica. Cuando hablamos de cono vaginal nos estamos refiriendo a otro tipo de dispositivos con forma de cono, en cuyo interior vamos a encontrar una pesa. Esta pesa no se mueve es decir si caminamos no notamos ninguna vibración.

Para que el cono vaginal entrene nuestro suelo pélvico necesitamos contraer y relajar de manera voluntaria el suelo pélvico. Introducido en la vagina es un peso que debemos cerrar, subir y relajar. Es decir, con los conos vaginales solo ejercitamos la fuerza. Vamos a tener que hacerlo nosotras contrayendo significa que nuestra musculatura tiene que estar un poquito más fuerte.  Porque vamos a tener que hacer esa contracción de manera voluntaria y que vamos a conseguir mejorar la fuerza evidentemente vamos a poder avanzar y meter cada vez más peso.

¿Cuál elegir?

Hay 3 factores esenciales:

  • El peso: no podemos empezar con una bola muy pesada, como cuando vas al gimnasio no levantas 30 kg. Prueba con el menos peso a ver qué tal funciona y puedes ir luego incorporando o combinando distintos pesos. Normalmente las bolas se puede utilizar una bola o dos bolas y a medida que vayas avanzando en el tratamiento aumentarás el peso.
  • El tamaño y las medidas de las bolas y los conos. Cuando empezamos el tratamiento es mejor empezar con una bola de mayor tamaño:  tienes que ser capaz de introducirla y mantenerla en tu interior, dejando las de menor tamaño para luego. Lo mismo pasa con los conos también os aconsejamos que comiences con uno más grande y que a medida que el tratamiento avanza puedes cambiar a uno más pequeño.
  • El material no utilices unas bolas a unos conos que puedan producir una irritación o que sean tóxicos. Los ejercitadores del suelo pélvico deben ser de grado médico silicona, o sea, que sean productos que respeten tu ph y tu flora y con eso estaremos cuidando nuestra salud además de mejorar la musculatura de nuestro suelo pélvico.
¿TIENES DUDAS?